VISIÓN GENERAL

Centro de Arte San Patricio
“Donde la creatividad es consecuencia de la emoción”

 

Nuestro Concepto de ARTE

El Currículo del Centro se desarrolla a través de tres programas educativos: Música y Danza; Artes Plásticas y Visuales y Arte Dramático, abarcando todo el ámbito de la comunicación artística en general. Estos tres programas parten de un concepto muy integrado e interrelacionado de las artes, de forma que las diferentes ramas y disciplinas artísticas que se desarrollan en los mismos se tienen permanentemente en cuenta las unas a las otras: “El ARTE es COMUNICACIÓN, y las diferentes disciplinas artísticas son estilos de esa acción comunicativa que, empleados de un modo integrado, constituyen el más potente y creativo recurso comunicativo para cualquier artista, o persona en general, que quiera transmitir sensaciones, emociones y, en definitiva, comunicar.”

 

El proyecto, basado en la funcionalidad y la flexibilidad, se caracteriza principalmente por:

 

  • Estar abierto a toda la sociedad en general, ya sean alumnos o no de la Institución San Patricio, si bien éstos últimos son, obviamente, los primeros beneficiarios del mismo.
  • Desarrollar su actividad con espíritu filantrópico hacia el mundo de la enseñanza artística, es decir, sin ánimo de lucro. Lo que implica que los beneficios de las clases se reinvertirán en la mejora de la calidad y el desarrollo del propio Centro de Arte.
  • Ofrecer a los estudiantes experiencias emocionantes y de primera mano a través de un marco pedagógico fundamentalmente de participación activa y sensible.
  • Utilizar la tecnología digital y las TICs para apoyar, registrar y mostrar el aprendizaje artístico, y llevar las artes creativas de todo el mundo al Centro de Arte. Nuestros alumnos crean, producen, realizan y se encuentran en cada uno de los programas artísticos.
  • Recibir un aprendizaje del arte creativo amplio, equilibrado y personalizado, a través de un currículo adaptado a su edad, habilidades, intereses y necesidades.
  • Desplegar planes de estudios bien estructurados y planificados, donde el aprendizaje es progresivo, plantea desafíos, valora la originalidad y genera nuevas oportunidades para aprender.

 

La base de la observación de la evolución artística del alumno del Centro de Arte San Patricio gira en torno al principio esencial del aprendizaje: ¿Para qué aprendemos? Es decir, lo relevante no es tanto “qué aprendemos” sino “para qué lo aprendemos”.